martes, 26 de julio de 2011

El Arquitecto de Dios

No soy muy fanático de las cosas religiosas, así que cuando me contaron sobre Antoni Gaudi no me entusiasme demasiado. Pero uno tiene que estar parado en esta ciudad, donde se vive arte por todas partes para entender la genialidad de este señor. ¿Como puede una persona encontrar una belleza tan natural y familiar en algo tan diferente y único?. Desde las lamparas que iluminan las plazas hasta edificios que parecen las olas del mar. Ese tipo es un genio. La única forma de entender la magnitud de sus obras, es entrar a la “Sagrada Familia”, una iglesia que parece un castillo de arena con más detalle en el exterior de lo que una persona puede apreciar, y con un baile psicodélico de paz y colores en el interior. Si existe el cielo, no debe ser muy diferente..






Las obras de Gaudi están repartidas por todo Barcelona. Prácticamente no hace falta buscarlas, te las encontrás de sorpresa a la salida del subte, o a la entrada de un parque. Gaudi es Barcelona, Barcelona es Gaudi, y Miró, y Dalí y muchos más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada